Turquía, magnetismo que atrapa
 

Turquía, magnetismo que atrapa

Éfeso es un viaje en el tiempo, Capadocia parece la luna, y Asia y Europa se dan la mano en Estambul.

Por Mariana Jara

No es mala idea llevarse las historias de Orhan Pamuk bajo el brazo, pero aún mejor es sumergirse en La pasión turca, de Antonio Gala, porque eso sucede cuando se pisa este país: que uno se enamora. En Estambul uno se va sumiendo en un suave letargo. El sosegado paseo en barco por el Bósforo, con su bamboleo, es como mecerse en los brazos de Morfeo, pero mejor no dormirse, o te perderás la amabilidad de su gente. Abrumadora. Sólo en Turquía pueden tardar 10 minutos en explicarte una dirección para luego ofrecerte un té de manzana, que te deja ese regusto dulce.

 

Perderse en el Gran Bazar es un momento seductor. Encuentra pequeñas tiendas y termina llevándote a casa más amuletos de los que te caben en la maleta. También debes caminar por el barrio Sultanahmet, dedicarle tiempo al Palacio Topkapi y probar las exquisiteces turcas, como su sopa de lentejas rojas, el internacional dönner kebab –nada que ver con el que sirven por aquí– y sus dulcísimos pastelitos de hojaldre.

 

Que el embrujo no te deje atrapado en Estambul. Turquía tiene mucho más con que cautivarte. Por ejemplo, Éfeso, una impresionante ciudad de piedra en pie desde el siglo XI a.C., y donde recobrarás la serenidad para volver a perderla una vez que llegues a las piscinas termales de Pamukkale. Sus aguas se derramarán por las laderas de las montañas, semejando un paisaje nevado. Tu piel será abrazada por la cal, y aprenderás a extrañar la sal mientras te olvidas de todo.

 

Y no te olvides de la Capadocia. Sumérgete en su paisaje lunar, o en su mitología. Aquí uno se siente no en otro país, sino en otro planeta. Y descubre impresionantes ciudades enterradas.

Cenar en Truga: restaurante de cocina turca y otomana, con hermosas vistas sobre el Bósforo por el mismo precio, y en el corazón de Estambul.

 

Bañarte en las fotografiadas playas de Marmaris, con mucha vida nocturna.

 

Regatear: es un arte que todos practican en Turquía. Ofrece la mitad de lo que te pidan, y hazte el duro.

 

Ver la puesta de sol desde el monasterio de Selime, en Capadocia.

 

Visitar Nevsehir: para brindar –con o sin alcohol, tú eliges– con un espectáculo de folclore como telón de fondo. ¿Qué mejor fin de fiesta?

Datos básicos de Türkiye



 

El Idioma


Turco
 

El Tiempo en Turquía

 
 
 

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¿Quieres venirte?

 

Turquía, magnetismo que atrapa

Tentación turca

Viaje de 8 días descubriendo Ankara, Capadocia y Estambul (3 noches en Hotel Barceló Eresin Topkapi 5 *). Avión y traslados incluidos.

 

 

Desde

966 €

 

Reserva este viaje al mejor precio.

 
 
 

También te gustará

 
Atenas & Cía

Atenas & Cía

Grecia atrapa. Y sus templos son la clase de historia más apasionante. No hagas pellas ese día. Comienza por la...

 

Estambul, en primera persona

Estambul, en primera persona

Dos viajeras Barceló relatan su última escapada a la capital turca. Aquel fin de semana largo en Estambul ya figura...

 

Italia desconocida

Italia desconocida

Vive la libertad recorriendo en coche la costa de Amalfí. Las paradas las eliges tú. Esta es la verdadera Italia...

 

Mediterráneo, de punta a punta en una semana

Mediterráneo, de punta a punta en una semana

Elige entre islas impensables, calas de postal y ciudades imprevisibles. En Barceló ponemos el horizonte azul y la luna llena.

 
 
 
África América Antártida Asia Caribe Europa Oceanía Listado completo de destinos