Tailandialex: De Bangkok a Chiang Mai, del asfalto a la jungla
 

Tailandialex: De Bangkok a Chiang Mai, del asfalto a la jungla

Bangkok, Chiang Mai y Chiang Rai son las tres escalas emocionantes de esta aventura por Tailandia. Montar en elefante, dejarse llevar en el Vuelo del Gibón o descubrir a Buda junto a Supermán en un templo son algunos de los capítulos de la hoja de ruta de Álex, inmortalizados con su cámara. "¿Una palabra que resuma la experiencia? "¡Tailandialex!".

Álex Monge Acevedo

 

“Mis conocimientos sobre Tailandia, hasta hace poco, consistían en haber visto Ong Bak: el guerrero Muay Thai”, reconocía divertido Álex antes de partir rumbo a Bangkok. "También atesoro prejuicios típicos de occidente: las mujeres son fáciles; hay peleas de gallos; la comida pica; los masajes tienen sorpresa; la gente se desplaza en elefante… ¡Ya veremos!".

 

"Viajo con mi hermano Claudio. Aterrizamos en Bangkok, donde tenemos que tomar otro vuelo hacia Chiang Mai. Recorremos el moderno aeropuerto de Suvarnabhumi y contemplamos la torre de control más alta del mundo", dibuja Álex.

 

tailandia asia“¡Ya estamos en Chiang Mai!”, celebra Álex. "Nos recibe nuestra agradabilísima guía Yanisa. No hacen falta más de dos horas en Tailandia para darse cuenta de que todo el mundo sonríe mucho y hace una pequeña reverencia por todo. En compañía de Yanisa y un chófer que solo habla tailandés pero que se ríe de todo lo que decimos como si nos entendiera, tomamos una furgoneta".

 

 

Wat Prathat Doi Suthep I es uno de los templos más importantes de Chiang Mai y tiene casi 700 años. La historia de su pieza central, una clavícula de Buda, culmina con un elefante blanco que, guiado por el poder mágico de la reliquia, trotó hasta la cima de una montaña, hizo sonar su trompa tres veces y cayó muerto. "Interpretaron el suceso como una señal para levantar el templo allí mismo", cuenta Álex.

 

 

Claudio posa junto a la pagoda o chedi, de bronce recubierto con pan de oro. “¿Por qué está descalzo?”, se pregunta Álex. Una norma básica en Tailandia es que los pies son impuros y execrables.

 

"Nos dirigimos a Wat Prathat Doi Suthep II. Subir y bajar de este templo puede hacerse de dos maneras: en un funicular eléctrico que cuesta 50 baht (para extranjeros), y por una escalera de 309 escalones. Usamos el primero al llegar y la segunda para marcharnos", recuerda Álex.

 

tailandia asiaCinco horas en Chiang Mai y los hermanos ya han visitado tres templos budistas. "Salimos de la última pagoda cuando queda media hora de sol y decidimos entretenernos con algo más pagano. Yanisa nos recomienda una casa de masajes", dice Álex. Dos sonrientes y recias masajistas les lavan los pies con agua aromática y les hacen vestirse con camisa y pantalón finos y holgados. Durante dos horas, sus cuerpos son destruídos y reconstruidos desde cero a base de técnicas que incluyen hundir ambos codos en mitad de la espalda o ser montado como una tabla de surf. “Somos muñecos de carne en manos de profesionales”, ríe Álex. Para terminar, les ofrecen un té. "Salimos de la casa de masajes sintiéndonos dioses", sentencia Álex.

 

"Ascendemos por una carretera llena de curvas que se interna en la jungla. Hemos pagado 3000 baht por cabeza (unos 70 €) para ser arrojados al vacío, atados a un cable. La aventura se llama 'El Vuelo del Gibón”.


tailandia elefantesEl campamento de elefantes de Mae Taman está a media hora en coche de Chiang Mai. Yanisa les cuenta curiosidades sobre el elefante hindú: es más pequeño que el africano, las hembras no tienen colmillos y solo tienen un apéndice o “dedo” al final de la trompa, y no dos.

 

"De Chiang Mai a Chiang Rai visitamos Wat Rong Khun, el templo blanco", recuerda Álex. "No se parece a nada que hayamos visto". El portón está al final de un puente flanqueado por dos cuernos gigantes. Al pie de los mismos se abre un foso del que surgen centenares de manos blancas que piden auxilio en una detalladísima recreación del infierno. Este templo, aún en construcción, es obra del arquitecto y pintor Chalermchai Kositpipat.

 

 

Tiene profusión de detalles acabados en cristal blanco: escenas míticas, animales y vegetales, fuego esculpido… En el interior, cada centímetro está pintado a mano con un realismo asombroso. La pared del fondo es una enorme imagen de Buda dándonos la bienvenida al cielo. Por los muros laterales navegan carros celestiales y nubes cargadas de creyentes. Vienen del mundo terrenal, que incluye el Infierno. Enfrentando su mirada a la de Buda, un demonio de ojos llameantes cuyas pupilas contienen retratos de Bin Laden y George Bush.

 

"Alrededor del demonio está representado nuestro mundo terrenal: volutas de humo que contienen las almas de los condenados, rostros alargados en muecas de dolor eterno, montañas de armamento (misiles, Kalashnikovs, pistolas, bazookas, granadas, bayonetas…)". En primer plano ("y aquí Claudio y yo por poco nos caemos al suelo”, recuerda Álex), están representados Neo de 'The Matrix', Terminator, Alien y Predator, Transformers, Supermán, Ultramán, la estación MIR, Spiderman, el Halcón Milenario, Skeletor, los personajes de Star Wars, Godzilla, las Torres Gemelas ardiendo, Doráemon… “¡Lástima que esté prohibido hacer fotos!”, lamenta Álex. Esta visita es el colofón a un viaje que bien vale un título: Tailandialex.

 

Álex Monge Acevedo
Nuestros viajeros
Álex Monge Acevedo

Fotógrafo

Elefantes. En Tailandia está prohibido usar elefantes como bestias de carga, aunque es común que se utilicen como monturas. A cada elefante sólo lo adiestra y monta una única persona, o uno de sus descendientes, durante toda su vida. Si el adiestrador muere, el elefante es liberado en las montañas.

Masajes. Un masaje tailandés de dos horas cuesta unos 500 baht (unos 12 euros) por cabeza. Incluye tratamiento descontracturante, descanso en futón, toallas limpias para asearse y un té caliente.

Pies. En Tailandia los pies son considerados impuros. Si pisas a alguien, mal rollo aunque sea sin querer; si sujetas una puerta, jamás lo hagas con el pie; y para entrar en un templo, hay que dejar los zapatos en la entrada.

Datos básicos de Tailandia



 

La moneda


Conversión: 1 EUR = 38.5200 THB

El Idioma


Thai
 

El Tiempo en Tailandia

 
Ante un puesto de guardia en Chiang Mai (Tailandia) Los tailandes son hospitalarios con los turistas Paseo en barcaza por las regiones rurales de Tailandia Un boxeador descansa entre dos asaltos en Tailandia Combate de boxeo en Tailandia Campamento de elefantes de Mae Taman, en Chiang Mai (Tailandia) Paseo en elefante por Mae Taman, en Chiang Mai (Tailandia) La fauna y la flora son grandes reclamos para el turismo de naturaleza por Tailandia El boxeo forma parte del folclore popular en Tailandia Paisaje selvático en Tailandia Combate de boxeo en Tailandia Campamento de elefantes de Mae Taman, en Chiang Mai (Tailandia) Boxeador tras un combate, en Tailandia Tailandia cautiva a los vaiejros aventureros ávidos de experiencias exóticas Dos boxeadores en pleno combate, en Tailandia
 
 

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¿Quieres venirte?

 

Tailandialex: De Bangkok a Chiang Mai, del asfalto a la jungla

Tailandia Diversa

Viaje de 10 días descubriendo Bangkok, Sukhothai, Chiang Rai y Chiang Mai. Avión, hoteles y traslados incluidos.

 

Desde

554 € x 3 cuotas. Total: 1.662 €

 

Reserva este viaje al mejor precio.

 
 
 

También te gustará

 
Tailandia, la llamada del exotismo

Tailandia, la llamada del exotismo

Budistas o capitalistas. Relajación en mitad de un caos reinante. Sabores picantes sobre dulces olores. Bienvenidos a...

 

Vietnam y Camboya: 15 templos que te dejan sin palabras

Vietnam y Camboya: 15 templos que te dejan sin palabras

Para nosotros, Vietnam es norte, centro y sur; juventud, paz y belleza extrema; gente, gente y más gente. Tras cruzar a...

 

Laos, la Indochina inexplorada.

Laos, la Indochina inexplorada. "Mi río, el Mekong"

Aislados durante siglos se mecen al compás del río Mekong. Desde Tailandia se descubre Laos, Tha Suang, Luang Prabang,...