Oh Tools - Herramientas viajeras

Cómo dormir en un avión a pierna suelta

Primero: Mentalízate.

Como se suele decir, antes de solucionar un problema, hay que saber cuál es. Pues bien: en este caso, el problema consiste en que vamos a introducirnos en una cápsula envasada al vacío con forma de supositorio con alas y que tiene intención de elevarse a más de 10.000 metros de altura, y aún así: nos hemos propuesto dormir.

Truco

Cierra los ojos, respira hondo, afronta y visualiza la realidad: no hay camas, dormirás en unas oprimidas butacas. A lo sumo, te darán una almohadilla y una manta. Si no eres capaz de asumirlo, olvídate de “los altos vuelos” y vuelve a tu mullido sofá en tierra firme.