Oh Tools - Herramientas viajeras

Cómo dormir en un avión a pierna suelta

Décimo: Ejerce tu soberano derecho a reclinarte.

Dicen las encuestas de algunas Compañías Aéreas que la mayoría de batallas verbales entre pasajeros comienzan siempre por el respaldo del asiento. Y es lógico: cuando uno ve que el reducido espacio que nos han asignado para dormir en el avión se comprime hasta la extenuidad porque un supuesto fundamentalista del egoísmo tiene el capricho de reclinar al máximo el respaldo de la butaca... cuando eso ocurre: nuestro cerebro utiliza toda su creatividad para generar una variada gama de insultos. Pues no.

Truco

Nuestro consejo es que bloquees tu creatividad y cuentes hasta diez antes de pronunciar el más mínimo balbuceo. El derecho a reclinar el respaldo de nuestros asientos es sano. Todos los pasajeros lo tienen. Tú también. Por lo tanto, reclínate tú también, sin miedo. Nadie te podrá recriminar nada y dormirás mucho mejor.