Oh Tools - Herramientas viajeras

Cómo dormir en un avión a pierna suelta

Undécimo: Al despegar abróchate el cinturón, y desabróchate el calzado

Si quieres dormir como un lirón, sigue este consejo: así como anuncian que es obligatorio abrocharse el cinturón al despegar y aterrizar, aplícate el cuento cuando te dispongas a volar hacia tus sueños y haz lo contrario con tus zapatos: desabróchatelos. No te descalces del todo, simplemente aflójate el calzado. Piensa que, gracias a la ley de la gravedad, en los pies se acumula todo el esfuerzo realizado a lo largo del día.

Truco

Como tú, tus pinreles necesitan relajarse, ensancharse, ventilar su habitación. Abre la ventana (no la del avión, la de tus pies) ligeramente y dales un respiro. De hecho, te recordamos que existe un calzado denominado zapatillas que se adaptan a las mil maravillas a los pies delicados y de alta sensibilidad.