Viajeros Barceló Vídeos

Necesitas utilizar la ultima version de Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Preparación de un café turco (Estambul)
Estambul (Turquía)
Estados Unidos: San Francisco, Las Vegas y Nueva York
 

 

El maple (Montreal)

El dulce del invierno en Quebec en el mercado al aire libre más grande de Norteamérica. Con razón lo llaman "la Pequeña Italia". Canadá pura.

por Clemente Corona

Es el segundo país más grande del mundo y tiene menos habitantes que España. Vamos, que si no te pierdes es porque no quieres. Pero con cifras matemáticas no se puede explicar la magnitud real de Canadá, una tierra inabarcable para los conceptos de distancia que manejamos en Europa. Hasta que no estás allí no entiendes la grandiosidad de un territorio que se queda instalado dentro de todo el que lo pisa. En Canadá hay que detenerse y recrearse. Fuera prisas.

 

La mejor inmersión la encontrarás en la Columbia Británica, que reúne todas las características típicas del país en una sola provincia. Su capital es Victoria, aunque es Vancouver la ciudad más poblada. Una urbe que se abre al mar rodeada de naturaleza sin olvidar nunca su marcado carácter urbanita. Desde allí puedes hacer excursiones a distintas playas para practicar surf en el Pacífico, esquiar en las montañas que dan orilla a la ciudad o incluso acercarse en ferry a las islas cercanas para avistar ballenas. 

 

Toronto es la capital financiera del país. Vive junto al lago Ontario, y la convivencia de culturas en sus calles es todo un ejemplo. El mundo reducido a una sola ciudad. Tan es así que, de proponértelo, puedes cenar cada noche en un país distinto sin salir del downtown. Mención aparte merece su escena cultural, que vigilada por la imponente CN Tower, es casi tan plural como su cocina. ¡Y con las Cataratas del Niágara a menos de dos horas por carretera!  

 

Europa abrió su pequeña sucursal en la provincia de Quebec, la zona francófona del país. Allí hay que dejarse caer por Montreal, victoriana y apasionante. Una mezcla de las herencias anglosajona y gala. Y de camino, Quebec ciudad, con sus olores, iglesias y terrazas, la hija aplicada de esta deliciosa porción canadiense de la vieja madre patria francesa. 

Sería un pecado irse sin haber caminado antes sus parques naturales, antídoto para los que sufren de aires de grandeza. Los mejores se encuentran en la provincia de Alberta. Allí, las punzantes Montañas Rocosas, hogar de osos, alces y lagos turquesa, comparten territorio con las grandes mesetas de Manitoba, tan llanas que su contemplación, de placer, te dejarán con la boca abierta.

 

¿Quieres mas sobre Canadá? Pues descubre en nuestro blog los secretos viajeros mejor guardados de Vancouver.

 

La ciudad a pie: las poblaciones canadienses se deben conocer pateando. Recorre entera la Queen St de Toronto y lo entenderás.


Obligado a conversar: el canadiense no ve al extranjero como una amenaza, sino que disfruta compartiendo experiencias. No te extrañe si además te invitan a un café en Tim Horton's o a una barbacoa en casa.


Animalitos: prepárate para que un mapache aparezca en tu puerta o un oso en la carretera. Respétales y ellos te respetarán a ti.

Datos básicos de Canadá



 

El Idioma


Inglés y francés
 

El Tiempo

 
 
 

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¿Quieres venirte?

 

El maple (Montreal)

Canadá en sus paisajes

Viaje de 14 días saliendo de Nueva York y descubriendo Toronto, Cataratas de Niágara, Ottawa, Québec, Montreal y Nueva York. Avión y traslados incluidos. Salidas en mayo.

 

 

Desde

383 € x 6 cuotas. Total 2. 296 €

 

Reserva este viaje al mejor precio.

 
 
 

También te gustará

 
Canadá, el coloso americano

Canadá, el coloso americano

¡Un cóctel viajero de naturaleza salvaje y ciudades imponentes! Quebec, Toronto, Montreal, Otawa... y de postre, las...