Viajeros Barceló Vídeos

Necesitas utilizar la ultima version de Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

El maple (Montreal)
Museo de las Cosas y Stasi Museum (Berlín)
Estados Unidos: San Francisco, Las Vegas y Nueva York
 

 

Tailandia: Bangkok, Chiang Mai y Koh Tao

Canales y el mercado flotante de de Bangkok. Elefantes y el bambú de Chiang Mai y las playas y fondos marinos de Koh Tao. El plan perfecto.

por Clemente Corona

Bangkok es una ciudad de excesos, o no, depende. Cierto que en plena hora punta, la capital de Tailandia es un mero caos. Pero también, si se busca, en la ciudad se puede encontrar –quién lo diría– lugares de sosiego y hasta romanticismo. Como muestra de ello, se puede ir en ferry –o en barco de popa larga– hasta la tranquila isla de Ko Kret, en medio del río Chao Phraya. A pesar de estar en Bangkok, se trata de un paraje sin automóviles. En este lugar resulta interesante descubrir la artesanía ceramista de tradición mon, un grupo étnico con mucho peso en la historia de Tailandia, tu próximo destino.

 sombrillas de Tailandia

También sugerente es el paseo por el canal secundario Khlong lu. Se trata de un lugar umbrío, un tanto cerrado, pero evocador de cualquier argumento de película de misterio asiática. Mientras se navega, se estará siempre acompañado por muchas barcas a remos y por el silencio y la mirada de los habitantes del canal, ya que numerosas casas están construidas y abiertas junto al agua. La meta del recorrido es llegar al vivero de orquídeas que se encuentra en una punta del cauce.

 

Se hace imprescindible visitar mercados de frutas y flores, algunos de ellos flotantes. Resultan muy llamativas las filas de puestos –o en su caso canoas– que muestran los colores reventones de las flores, resaltando muy vivamente los de las rosas y las orquídeas. Tenéis que probar el polémico durián, un fruto local espinoso cuyo sabor no alcanza ningún término medio: o lo amas o lo odias.

 

La otra cara de las creencias  tailandesas la encontramos en el Mercado de amuletos –Tàlàat phrá khrêuang–. Este lugar es un núcleo de tiendas y tenderetes en los que se venden imágenes, sahumerios y, sobre todo, una gran variedad de amuletos y artículos esotéricos a los que se les puede demandar sin miedo, además de poderes confesables e inconfesables, un incremento de amor en la pareja y, en general, en la vida. También de acción obligada es el recorrer cualquiera de los 350 templos de la ciudad. En especial el del Buda Esmeralda y el del Buda Reclinado. A primera hora de la mañana, largas filas de monjes provistos con sus cuencos metálicos, y vestidos con sus hábitos de color naranja, se distribuyen por la ciudad para pedir limosna, material y alimentaria, con la que a cambio de bendiciones poder pasar el día. Caminar por el sosegado parque de Lumphini es una manera de huir del ajetreo de la urbe. Una actividad especialmente relajante es la de dar de comer a las carpas rojas y demás peces del río. Por las tardes es cuando más se percibe el ambiente apacible, entre niños revoltosos y parejas de novios más o menos juguetonas.

 

Sería imperdonable no acudir después al centro de masajes y terapias tradicionales de Divana Spa. Un entorno idílico, sosegado y sugerente, sabiamente situado dentro de los límites de una casona ajardinada. En pareja se hace necesario disfrutar de un romántico crucero fluvial, nocturno y con cena incluida. Aquí, además de degustar la rica comida thai –prestad principal atención a los platos a base de pescados a la parrilla o a las frituras de gambas– se consigue escuchar una muestra del raro rumor del agua. Disfrutad también del respiro que ofrece el sentir, desde lejos, el calor del ambiente y la marea de ruido que produce Bangkok. No os perdáis el espectáculo que forman las luces chillonas y distantes, reflejadas en el agua, cuando bailan al son de las ondas marítimas. Para exprimir al máximo la marcha nocturna no tenéis más que daros una vuelta por Patpong. Aunque este barrio ya no es tan canalla, es muy recomendable tomar algo en la zona RCA. La noche termina regresando al hotel a bordo del futurista Skytrain, una especie de metro aéreo.

 

Dejaos hechizar por Phuket. Si uno se quiere alejar del bullicio del área central de la isla de Phuket, podéis ir a la sosegada zona noroeste, desde Hat Nai Thon a Hat Mai Khao, una cenefa de extensas playas en donde, además de baño, buceo y pesca, de noviembre a febrero se puede observar el desove de un buen número de tortugas marinas. Hacia el este, no lejos de esta zona, un área montuna y selvática, –la más silvestre de Phuket– se despliega para acoger la reserva de Khao Phra Thaew. Aquí se pueden realizar paseos a través de la floresta, dando a las vacaciones un tono salvaje que siempre le viene bien al cuerpo y a la andorga de los recuerdos. Ya que pasáis por aquí, no está de más darse una vuelta por el vecino centro de rehabilitación de gibones, un lugar que acoge a un buen número de estos enérgicos monos rescatados de su cautiverio. ¿Por qué no adoptáis económicamente a uno de ellos? Es posible hacerlo, y veréis que estos animales son muy agradecidos.

Datos básicos de Tailandia



 

El Idioma


Tailandés
 

El Tiempo en Tailandia

 
 
 

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¿Quieres venirte?

 

Tailandia: Bangkok, Chiang Mai y Koh Tao

Relax en Tailandia

Viaje de 12 días descubriendo Bangkok, Chiang Mai y Phuket. Avión y traslados incluidos.

 

Desde

315 € x 6 cuotas. Total 1.890 €

 

Reserva este viaje al mejor precio.

 
 
 

También te gustará

 
Tailandia, la llamada del exotismo

Tailandia, la llamada del exotismo

Budistas o capitalistas. Relajación en mitad de un caos reinante. Sabores picantes sobre dulces olores. Bienvenidos a...